Comprar con Realidad Virtual: transformar una visita virtual en un VR-Commerce

Como ya comentamos en un artículo anterior, la Realidad Virtual / Aumentada tiene el potencial de revolucionar la forma en que hacemos nuestras compras en un futuro no muy lejano.

Convertirán la acción de comprar online en una experiencia interactiva, casi un juego, en la que seremos los protagonistas.

Las grandes marcas ya están ofreciendo sus propias experiencias de Realidad Virtual orientadas claramente a ventas, pero ¿se trata de una estrategia exclusiva de grandes marcas?

En realidad no. Con un poco de ingenio y una inversión que no es tan alta como pudiera parecer podemos ofrecer a nuestros clientes experiencias inmersivas que no les dejarán impasibles.

¿Queremos que nos recuerden?

Convertir una visita virtual convencional en una tienda online con Realidad Virtual

Partiendo de una visita virtual convencional, como las que muchísimos establecimientos ya usan para mostrar sus instalaciones (solo hay que pasearnos un rato por Google Maps), podemos ir mucho más allá y crear una experiencia VR de compra.

El usuario tendrá la sensación de recorrer la tienda desde cualquier lugar mientras va seleccionando los productos como lo haría si se encontrara allí físicamente

Un pequeño ejemplo de VR Commerce

Tomemos por ejemplo este pequeño recorrido virtual por una tienda de productos ecológicos a granel.

Utiliza el ratón para rotar la imagen

Las panorámicas se han realizado mediante una cámara automática Insta 360 Pro. Se trata de una cámara de vídeo 360º, pero que también nos permite obtener panorámicas. No se han realizado retoques fotográficos.

La visita se ha montado sobre una interfaz personalizada bastante sencilla a través del cual podemos recorrer los dos espacios de la tienda.

Pero, ¿y si el usuario también pudiera seleccionar los productos que le interesan mientras recorre la tienda desde su pantalla?

Pulsa sobre la imagen para acceder a la demo de ecommerce con Realidad Virtual. Busca la manzana o la taza de te.

Partiendo del material fotográfico de esta visita virtual podemos aumentar la atracción añadiendo elementos 3D con los que el usuario puede interactuar. En este ejemplo simplemente hemos añadido un par de elementos digitales (una manzana y una taza de té), pero podría ser todo un abanico de productos.

Al pulsar sobre estos elementos el usuario es redirigido a la página de compra. De hecho, podría ser incluso la propia página de compra de un ecommerce clásico, si es que ya se dispone de uno.

¿Ofertas? ¿Promociones de temporada? Atrae a tus clientes con pequeños juegos que les permitan descubrir ofertas y descuentos ocultos.

Una experiencia de Realidad Virtual gamificada permanece en la memoria. ¡Destaca sobre tu competencia!

Sergio YagüeComprar con Realidad Virtual: transformar una visita virtual en un VR-Commerce