Fantasia 3D, inserción de modelos 3D en Visitas Virtuales

Insertar modelos 3D en una visita virtual abre las puertas a todo un mundo de posibilidades para enriquecer la experiencia virtual, entrando de lleno en el terreno de la realidad virtual o de la realidad aumentada.

El reto de insertar modelos 3D en una panorámica 360º

Insertar un objeto 3D en una visita virtual  puede hacerse de diferentes maneras, podemos usar desde librerías de Javascript hasta programas de edición fotográfica. El punto clave a tener en cuenta es que estas inserciones no se limitan a colocar el objeto sin más, la clave es lograr que el objeto digital quede lo más integrado posible en la imagen panorámica de 360º, en el entorno real.

Y para lograrlo hay que cuidar mucho las texturas, la iluminación, las sombras y cualquier posible interacción entre el objeto y la fotografía 360 que hace de fondo si lo que buscamos es un resultado lo más natural posible.

Es algo a tener especialmente en cuenta si estamos realizando un proyecto de reconstrucción histórica en el que vamos a añadir a la escena elementos que ya no se encuentran en el lugar. Por ejemplo, en un yacimiento arqueológico podemos reconstruir el modelo de una vivienda de la que solo quedan los cimientos e integrarlo en la fotografía 360 de forma que el visitante pueda hacerse una idea exacta de como era el edificio en relación al entorno real que está viendo.

Las posibilidades son casi ilimitadas tanto para proyectos turísticos como para campañas de marketing mediante VR.

Una pequeña fantasía en 3D

¿Has encontrado todos los objetos 3D que hemos insertado? Pulsa en el botón sobre la calzada y utiliza el ratón para desplazarte por la panorámica

En este pequeño experimento hemos partido de la imagen de la calle mayor de Pals, una localidad medieval situada en Girona, y hemos insertado diversos elementos 3d en la panorámica.

El más grande resulta muy evidente. No hay demasiados T-Rex corriendo por ahí, afortunadamente. Es llamativo por su tamaño y por lo incongruente de su presencia pero, ¿y si nos fijamos en algo más corriente? Por ejemplo el conejo que hay a un lado de la calle. Ya pasa bastante más desapercibido y queda muy integrado con su sombra correctamente proyectada sobre el pavimento.

¿Podemos integrar aun más un objeto 3D dentro de la panorámica? ¿Qué tal el gato de la ventana? Podría pasar perfectamente como el gato del propietario de la casa que ha salido a tomar el fresco. No solo su reflejo aparece en el cristal de la ventana sino que, además, el gato se sitúa tras los barrotes que forman parte del edificio.

Hemos integrado así un objeto 3d que no existía en un entorno real dándole una gran credibilidad y generando un entorno de Realidad Aumentada. En próximos artículos hablaremos de las posibilidades de la animación de estos objetos 3d.

Sergio YagüeFantasia 3D, inserción de modelos 3D en Visitas Virtuales