Visita a la bodega Olivé Batllorí

La bodega Olivé Batllorí es nuestra siguiente etapa en nuestro recorrido por bodegas del Penedés. Una bodega de carácter familiar que lleva desde los años 50 elaborando cavas desde la localidad de Subirats.

La historia de Olivé Batllorí

La bodega se encuentra situada en los terrenos de una antigua masía de 1699, Can Figueres, aunque hay referencias documentales que se remontan al siglo XVI. Hoy en día hay en marcha un proyecto para restaurarla. El edificio de la bodega propiamente dicha se alza justo al lado de la masía, se trata de un singular edificio de principios de los años 50 diseñado con un aire modernista.

Si bien la tradición vitivinícola se remonta a los orígenes de la primera masía, la bodega inicia su singladura en los años 50 con el nombre de Caves Camprubí. En los 80 realizaron su primera ampliación y en los últimos años la bodega se ha embarcado en un proceso de renovación de la imagen para darle un toque más joven, así como para potenciar la exportación y las actividades entorno al enoturismo.

La finca que rodea la masía cuenta con unas 100 hectáreas, aunque únicamente 20 se dedican a viñedos. Las viñas, situadas a una altura algo superior a las de los alrededores, se encuentran rodeadas y protegidas por bosques. Como curiosidad, en los alrededores nos encontramos con un yacimiento paleontológico con abundancia de fósiles de hace unos 16 millones de años y con los restos de un asentamiento íbero. Ideal para complementar un día de enoturismo. ¡No os podéis perder las vistas!

Aunque tienen previsto sacar una línea de vinos, Olivé Batllorí se especializan en cavas de crianzas largas elaborados de manera bastante artesanal. De hecho el degüelle del cava todavía se realiza de forma manual.

Visita virtual a Olivé Batllorí

Visita virtual 360 a la bodega Olivé Batllorí, de Subirats. Utiliza el ratón para rotar la imagen.

La primera panorámica es de exteriores, frente al edificio de la bodega. Una fachada singular con claro sabor modernista a pesar de ser un edificio de los 50. Torres, arcos y un gran mosaico en la fachada no dejan indiferente.

La segunda panorámica la hicimos en el subterráneo de la bodega. Una pequeña sala excavada en la roca en la que reposan filas y filas de botellas iluminadas por una tenue luz verdosa procedente de bombillas tintadas.

Fotografía 360: Veronique Tolsan
Montaje y Redacción: Sergio Yagüe

Veronique TolsanVisita a la bodega Olivé Batllorí