Visita Virtual a Vins i Caves Blancher

Nuestra siguiente parada en la ruta por las bodegas del Penedès nos lleva hasta “Vins i Caves Blancher”, una bodega familiar que ya va por su tercera generación.

La historia de Blancher

La bodega nace en 1935 cuando Antoni Capdevila Pujol y su esposa Teresa Blancher Solanes adquieren una finca situada en la localidad de Teià, en la comarca del Maresme. La masía de esta propiedad ya disponía de una bodega subterránea que databa del año 1848 en la que se podía elaborar vino y cava, aunque inicialmente de forma muy artesanal.

En un primer momento la producción se destinó casi exclusivamente al consumo de amigos y familiares, acentuando aun más si cabe ese carácter artesanal de estos cavas. Pero resultó que empezaron a tener notable éxito y la familia finalmente decidió aumentar la producción con la construcción de una nueva bodega en Sant Sadurní d’Anoia.

El nuevo edificio se construyó entorno al año 1955 naciendo así el Cava Blancher, como un homenaje a la esposa de Antoni Capdevila. Hoy en día exportan a más de 10 países y cuentan con una comunidad de clientes fieles, también de tercera o cuarta generación.

Visita Virtual a Blancher

Visita virtual 360 a la bodega Blancher, de Sant Sadurní d’Anoia. Utiliza el ratón para rotar la imagen.

Blancher es una bodega vinculada a lo que hoy se conoce como “enoturismo” casi desde sus orígenes. De hecho justo al entrar en la bodega podemos ver una fotografía de los años 60 en la que se ve un autocar de visitantes llegando a las instalaciones.

Para la primera panorámica elegimos la recepción de la bodega, un amplio espacio en el que saborear un buen cava y que da acceso a un pequeño museo en el que podréis encontrar un pedazo de la historia del cava. Merece la pena que lo visitéis.

La segunda panorámica 360, como no podía ser de otra forma, la realizamos dentro de la bodega a dos pisos bajo el suelo. Una construcción de bóveda catalana en la que las paredes recubiertas de moho nos transmitían una sensación muy especial mientras estábamos rodeados de botellas de cava. De hecho, las paredes se limpian cada pocos años volver a descubrir la piedra y el ladrillo del moho que no deja de acumularse. En esta panorámica destaca también la antigua cinta transportadora que se utiliza para subir las botellas.

Fotografía 360: Veronique Tolsan
Montaje y Redacción: Sergio Yagüe

Veronique TolsanVisita Virtual a Vins i Caves Blancher