Visita Virtual: ahorro de tiempo y dinero para la inmobiliaria

Realidad virtual y realidad aumentada empiezan a entrar con fuerza en las estrategias de marketing del sector inmobiliario. Las propuestas son de lo más variado y van desde la representaciones 3D de viviendas sobre plano, hasta visitas virtuales 360 en las que se han insertado elementos digitales.

Sea cual sea la opción elegida, son un gran ahorro de tiempo y dinero para la inmobiliaria.

El punto fuerte de las visitas virtuales para el mercado inmobiliario está en el hecho de que permiten al cliente potencial ver el inmueble sin necesidad de desplazarse físicamente. La estadística nos dice que una persona visita alrededor de 10 casas antes de tomar una decisión, y compaginar estas visitas con los horarios de trabajo o con la familia puede ser todo un reto. Por no mencionar el hecho de que el cliente potencial puede vivir lejos de la ciudad donde quiere comprar o incluso puede encontrarse en otro país.

Mediante visitas virtuales una persona puede ver detalladamente una decena de inmuebles en menos de media hora, sin salir de casa y sin necesidad de hacer juegos malabares con su agenda. Desde un ordenador, tablet o mediante unas gafas de realidad virtual.

Ejemplo de visita virtual en una vivienda de estilo rústico

Visita virtual para la inmobiliaria: capta más clientes y reduce los gastos

  • Mejora la imagen de la inmobiliaria al incorporar el uso de tecnologías de vanguardia. Impacta en los clientes.
  • Aumenta la confianza del cliente en la inmobiliaria. Un recorrido virtual es más realista que una serie de de fotografías convencionales.
  • Facilita la captación de clientes a distancia, en otras ciudades o países. Mostrar una visita virtual es tan sencillo como enviar un link vía email.
  • Es perfecta para alquileres vacacionales en los que el cliente vive lejos y no va a desplazarse hasta la fecha de las vacaciones.
  • Permite ahorrar tiempo y dinero a la inmobiliaria al reducir el número de desplazamientos. El cliente solo visita las viviendas que realmente le interesan.
  • Reduce las molestias para el propietario de la vivienda al filtrarse las visitas de curiosos.
  • Acorta los plazos de venta: la visita virtual funciona las 24h del día, los 365 días del año y puede mostrarse a múltiples clientes de forma simultánea.
  • Permite ofrecer información actualizada en pantallas situadas a pie de calle en cualquier oficina.

Visita virtual para el cliente: ahorra tiempo

  • Muestra de forma realista los espacios, mucho más que la fotografía convencional.
  • Permite al cliente realizar un primer filtrado. El comprador puede descartar aquellas viviendas que claramente no le encajan sin necesidad de desplazarse.
  • Permite al cliente ahorrar tiempo y dinero. Se reducen el número de desplazamientos y por tanto los gastos asociados.
  • Permite añadir elementos digitales adicionales. El cliente puede así valorar mejor las posibilidades de cada espacio. Por ejemplo, podría ver como encajaría una cama o un armario en una habitación.

En resumidas cuentas, la visita virtual es actualmente una de las herramientas más eficaces para vender un inmueble.

Sergio YagüeVisita Virtual: ahorro de tiempo y dinero para la inmobiliaria