La realidad virtual y la realidad aumentada al servicio de la medicina

Hace más de 20 años que se empezó a investigar en aplicaciones de Realidad Virtual para medicina. Pero su uso no empezó a democratizarse hasta que el hardware no fue lo suficientemente potente como para dar una buena calidad y lo suficientemente barato como para llegar al gran público.

¿ Qué usos de la Realidad Virtual y Realidad Aumentada se hacen en medicina?

Los usos que se hacen de la Realidad Virtual y Aumentada en medicina son muy amplios. Desde la propia formación de los médicos, pasando por el tratamiento de diferentes enfermedades hasta en el acompañamiento del cirujano en una operación, estas tecnologías se han posicionado como verdaderas herramientas de trabajo para este sector.

Formación de los futuros médicos con Realidad Aumentada

Empezar a ejercer como cirujano es siempre delicado por el hecho de en algún momento se deben empezar a realizar las primeras operaciones en pacientes reales.

Si bien los métodos de aprendizaje se realizan sobre animales, humanos fallecidos o maniquíes, representan un coste importante para los centros educativos y conllevan limitaciones para los estudiantes.

En ese sentido, la Realidad Virtual es una tecnología que responde perfectamente a las necesidades educativas de medicina. Gracias a la VR, los estudiantes de medicina pueden repetir el entrenamiento tantas veces sea necesario, poner en práctica diferentes métodos de cirugía, analizar diferentes patologías, ver los diferentes órganos desde varios ángulos, y evitar la practica con pacientes reales.

 

Formación en medicina con Realidad Mixta y HoloLens

La Realidad Virtual para reducir la angustia en pre-operatorio

La angustia que sienten los pacientes en los momentos previos a una intervención es muy común. Está causada por el temor al procedimiento quirúrgico, la anticipación del dolor o el miedo a complicaciones graves y a la muerte.

Como vimos en nuestro artículo Realidad Virtual para reducir la ansiedad preoperatoria, el hospital Clínic de Barcelona ha iniciado una experiencia de realidad virtual dónde los pacientes que se van a someter a una cirugía gastrointestinal pueden ahora anticipar la situación visualizando a través de unas gafas de realidad virtual su llegada al hospital, la habitación dónde estarán, quién les irá atendiendo en cada momento y, sobre todo, cómo funciona la anestesia, el punto que más angustia.

La Realidad Virtual aplicada en terapias psicológicas

La aplicación de la realidad virtual en el campo de la psiquiatría se conoce como Virtual Reality Exposure Therapy (VRET), Terapia de Exposición con Realidad Virtual, y ha demostrado ser efectiva para tratar fobias y reducir la depresión.

En el terreno de las fobias, las aplicaciones de realidad virtual permiten simular situaciones que serían costosas o complicadas de organizar en la vida real. Por ejemplo, un paciente con miedo a volar ahora posible experimentar repetidos despegues y aterrizajes con gafas de Realidad Virtual sin tener que pagar el billete de avión en cada ocasión. De igual forma, se puede llevar a cabo la exposición del paciente garantizando su intimidad, en la propia consulta del psicólogo.

La Realidad Virtual es capaz de generar casi las mismas emociones que la situación real. Es decir, un paciente con vértigo sentirá vértigo en una experiencia de Realidad Virtual en la que deba asomarse a la ventana de un rascacielos. En este sentido, el uso de la Realidad Virtual se ha verificado en el tratamiento de muchos trastornos psicológicos como la acrofobia, fobia a las arañas, trastorno de pánico y agorafobia, alteraciones de la imagen corporal, trastornos de la alimentación compulsiva, miedo a los espacios cerrados o miedo al hablar en público.

Con la realidad virtual se pretende exponer al paciente, de forma progresiva, a sus miedos en un ambiente artificial y sobre todo, controlado. El terapeuta controla la “dosis” y modifica el grado de interacción del entorno con el paciente para reducir los umbrales de ansiedad de una forma progresiva.

La Realidad Virtual también es efectiva en el tratamiento de la demencia, ya que ayuda a los pacientes a reforzar cualidades como la atención, la autoestima y el buen estado de ánimo, así como mejorar la estimulación cognitiva y la rehabilitación neurológica. 

La Realidad Aumentada aplicada a la cirugía

La Realidad Aumentada es un gran aliado para la cirugía. Es una herramienta de apoyo para:

  • practicar la operación antes de llevarla a cabo reproduciendo con exactitud la anatomía del paciente (con modelado 3D), 
  • ayudar al cirujano en operaciones complicadas y que necesitan una gran habilidad. La intervención se realiza entonces “a distancia”, es decir que el cirujano opera manejando un robot y en ocasiones puede incluso estar en otro hospital,
  • ayudar al cirujano ofreciéndole la posibilidad de ver las pruebas del cliente como radiografías, resonancias, TAC, … durante la operación.

La Realidad Virtual como ayuda para la rehabilitación funcional

La realidad virtual ofrece una nueva herramienta de trabajo para la recuperación de personas que han sufrido daños cerebrales y pérdida de funciones motoras.

Mediante un personaje virtual al cual se identifica el paciente, se estimula su cerebro dañado para que consiga dar órdenes a sus músculos y extremidades y genere movimientos. De esta forma, se consigue la rehabilitación del movimiento en pacientes con lesiones motoras sobrevenidas por enfermedades (como el ictus o la esclerosis múltiple) o accidentes (lesión medular o traumatismo craneoencefálico).

La Realidad Virtual como apoyo para reducir dependencias

Recientemente, los centros de rehabilitación de drogas de Shanghái han empezado a probar el uso de la Realidad Virtual para tratar las adicciones mediante una combinación de realidad virtual, sensores oculares y sensores de la piel.

Los pacientes están sometidos, mediante unas gafas de Realidad Virtual,  a una observación de imágenes y vídeos que ilustran los efectos de las drogas. Los médicos monitorizan los ojos de los pacientes y determinan sus reacciones. Los sensores de la piel, que miden la actividad electrodermal y la velocidad del pulso, les dan a los administradores una mejor idea de las reacciones de los adictos con lo qué debería conducir a tratamientos más efectivos y a disminuir el número de pacientes que mienten para salir antes de tiempo de la rehabilitación.

Como podéis ver, las aplicaciones de la Realidad Virtual y de la Realidad Aumentada al sector de la salud son variadas y van apareciendo nuevas iniciativas muy útiles para poner esas tecnologías al servicio de la medicina.

Desde Apleaners, creamos experiencias de realidad virtual, realidad aumentada y realidad mixta. Si necesitas desarrollar algún proyecto de medicina, contáctanos.

Veronique TolsanLa realidad virtual y la realidad aumentada al servicio de la medicina