Una visión diferente de Montserrat, en 360 grados

A la hora de realizar una panorámica 360 grados en exteriores y en alta calidad, es fácil encontrarse con algunas dificultades inesperadas que no suelen presentarse en otras circunstancias. ¿Cuáles son las más usuales?

Visita virtual en el camino que lleva a la ermita de la Santa Cova, en Montserrat. Desplázate con el menú superior para acceder a las 3 áreas de la visita.

Panorámicas 360 en entornos no controlados

Cuando hacemos panorámicas 360 en exteriores lo habitual es que el entorno no esté controlado: muy probablemente tendremos gente moviéndose en la escena desde todos los ángulos y no habrá forma de que podamos parar ese flujo.

¿Qué hacemos en estos casos? Armarnos de paciencia. Aunque también depende un poco del contexto: podemos aumentar el tiempo que pasamos sobre el terreno buscando aprovechar aquellos momentos en los que no pasa nadie, o si no es posible, eliminaremos las personas y/o elementos no deseados en postproducción.

En el ejemplo de Montserrat:

El segundo mirador, el cruce con el GR5, que nos encontramos en el camino de la capilla de la Santa Cueva de Montserrat se sitúa en un cruce de caminos. El flujo de gente es constante pero por suerte iba marcado por los tiempos de llegada del funicular y pudimos aprovechar periodos poco transitados.

La importancia de la luz en la fotografía 360

En la fotografía, la luz es nuestro principal aliado pero si no sabemos tratarla, puede convertirse en nuestro principal enemigo. Fotografiar en exterior un día soleado obliga a trabajar con la técnica de HDR (High Dinamic Range) para poder conseguir una foto con un alto rango dinámico. La combinación de múltiples fotografías permite conseguir un resultado parecido al que ven nuestros ojos.

En el ejemplo de Montserrat:

En el camino de la capilla de la Santa Cueva, en el mirador de la Agulla de la Creu, podemos apreciar tanto la vegetación en la cara soleada de la montaña como detalles de la roca en la cara sombreada o detalles del Cristo en lo alto de la Cruz.

El viento afecta a las panorámicas

El viento es otro factor a tomar en cuenta. Un cielo nubloso siempre da más vida a las fotografías que un cielo completamente azul pero si hay viento, hay que ser rápido para captar la totalidad del cielo en pocos segundos.

Lo mismo pasa con la vegetación, las hojas y las ramas de los árboles que, al momento de coser el conjunto de fotografías que componen la panorámica, pueden estar en diferentes posiciones y complicar el cosido. Si estamos fotografiando un día con fuerte contraste de luz y con viento, es fácil que nos encontremos en post-producción los llamados «fantasmas». Un minucioso trabajo de retoque fotográfico permite conseguir una panorámica 360 de alta calidad.

En el ejemplo de Montserrat:

El final del camino de la ermita de la Santa Cova se tomo bien avanzada la tarde y con algo de viento.

¡Realizar una panorámica 360º en exteriores no es tan fácil como podríamos pensar!

Veronique TolsanUna visión diferente de Montserrat, en 360 grados